Eduardo della Maggiora: "No paraba de sacudir la bandera Chilena"


Race Report IM Panamá City 2016

La preparación

A principios de este año planificando la temporada 2016, elegí el Mundial 70.3 (hace un par de meses en Australia) y el Ironman de Panama City como mis dos “Carreras A” del año. Por mucho que me gustaría tener más carreras de este tipo (incluyendo Pucón por ejemplo) dadas restricciones laborales y de fecha, elegí estas dos carreras como las carreras a las cuales iba a enfocar todos mis esfuerzos para tratar de llegar en un 100%.

El plan del año a grandes rasgos fue el siguiente: preparar y entrenar la distancia 70.3 por 5-6 meses (con carreras más cortas repartidas a lo largo de este período), competir en el Mundial 70.3 en Septiembre (1ª carrera A), luego entrenar y sumar 6 semanas de “fondo” para finalmente competir en Panama City en la distancia 140.6 en noviembre (2ª carrera A). Esta planificación privilegiaba el Mundial y la distancia 70.3 por sobre la distancia 140.6, pero confiado en que iba a hacer un buen período base, decidí armar el plan enfocado en estas 2 carreras. Con un lápiz y papel esbocé lo que sería el plan del año; con sus distintos períodos de entrenamiento, zonas, intensidades, períodos de descanso, peso objetivo para cada carrera, ritmos objetivos, carreras B y C de preparación, etc.

La carrera

El día de la carrera fue un día especialmente ventoso. Me desperté como a las 3:30am, salgo al balcón y las palmeras parecían despegarse del suelo de lo fuerte que pegaba el viento. Tomo desayuno y parto directo al parque de transición. Son las 6.30am y a punto de entrar al agua, el viento seguía soplando muy fuerte.

Cerca de las 7am dan la partida. Era un rolling start, por lo que en general bastante ordenada la partida, salvo algunos codazos y manotazos en los primeros 500 metros, hasta que nos separamos en grupos. El nado fue mucho más complicado de lo que pensé; fue la primera carrera que me toca hacer con olas “de verdad”, que te pegaban por todas partes. En secciones, sobre todo en la parte más profunda, no podías ver ni siquiera unos metros hacia delante, ya que las olas venían por todos lados. Eran 2 vueltas de 1.900 metros; la primera vuelta salgo del agua y veo al Vicho Bobadilla saliendo al lado y nos saludamos, miro el reloj y marcaba 28 minutos. La segunda vuelta las olas siguen más fuertes y termino la natación en 1 hora y 1 minuto, bastante más lento de lo que tenía planificado, pero sabiendo que las condiciones no había sido ideales.

Paso por T1 (MUY rápido, ya que la había practicado… no quería que me pasara lo de Australia y regalar tiempo en una transición!), me subo a la bici y parto los 180 km.

Hasta el kilómetro 130 me sentí muy bien; potencia en línea con lo planeado (~275watts, 3.8 w/kg) y ritmo cardíaco controlado (143 bpm promedio), pero de ahí en adelante la “falta de fondo” me empezó a pesar; bajé casi 20 watts en mi potencia promedio a igual o más ritmo cardíaco.

No sabía en que lugar había salido del agua, pero hasta el kilómetro 140 conté 25 personas que había pasado en la bici. Justo un poco más adelante había una vuelta donde se podía ver a los que venían de vuelta y veo que voy séptimo con sólo 6 personas adelante mío (con el primero escapado como a 10 minutos según mis cálculos). Me vuelve el “alma al cuerpo” y le meto con todo esos últimos kilómetros (promediando en esos kilómetros finales 40 km/hr!). Con esto termino la bicicleta promediando 38 km/hr, 272 watts y 145 pulsaciones por minuto en 4 horas y 45 minutos.

Paso rápidamente por T2 (esta vez más lento que T1 porque tuve que pasar al baño) y salgo rápidamente a correr los 42 km que se venían.

Empiezo el trote sintiéndome muy bien. Paso el kilómetro 10 en 39 minutos y 30 segundos y el kilómetro 15 en 59 minutos y 50 segundos, con un ritmo promedio de ~4min/km y pasando a 3 de los 6 que iban adelante mío, quedando en el 4º lugar de la general. Pero en torno al kilómetro 16-17 me viene un bajón y de nuevo la “falta de fondo” me empieza a pesar. Bajo a ~4:30min/km por los próximos kilómetros hasta que en el kilómetro 23 veo una bicicleta que es la que va acompañando al que va en tercer lugar y acelero 1 km a 3:40min/km hasta que lo alcanzo. Paso al 3er lugar y la bicicleta me empieza a seguir. Esto me da un hit de adrenalina, ya que el que va en la bici va gritando todo el rato “Give it up for male 3rd overall, Eduardo” y todo el público eufóricamente apoyando y gritando mi nombre. Con esto bajo de nuevo al ritmo inicial que llevaba por unos 4-5kms más hasta que la parte más difícil de la carrera empieza. Los últimos 14 kilómetros de carrera fueron algo así: cada kilometro que pasaba iba mirando el tiempo total de carrera que llevaba, sacaba la diferencia con 9 horas y calculaba el ritmo promedio que tenía que hacer para bajar las 9 horas con los kilómetros que faltaban. Esto mismo lo repetía en cada nuevo kilómetro que iba pasando. Me dolía absolutamente todo el cuerpo y el ritmo que necesitaba mantener era justo el que podía mantener.

Ya en el kilómetro 40-41 me doy cuenta que lo estaba logrando y que iba terminar en menos de 9 horas. El que me ha venido siguiendo los últimos 20 kms en la bicicleta me dice “Only 1km to go… you are a f**king machine”. Me meto al corral final, high-fives con todos los que están al borde del camino y cruzo la meta en 8 horas y 58 minutos con la bandera de Chile en alto. El animador anuncia y dice “your third place overall finisher, first place in his age-group, from Chile, give it up for Eduardo della Maggiora”. Todo el mundo aplaudiendo y yo no paraba de sacudir la bandera Chilena. Pasan los minutos y me empiezo a dar cuenta lo que acabo de lograr, de todo el proceso que me llevó a ese preciso instante y se me llenan los ojos de lágrimas.

Análisis post carrera y lo que se viene

Hace un poco menos de 2 años y medio me inscribí en mi primer 70.3 el cual terminé unos meses después. Hasta ese momento sólo había corrido 1 medio maratón y 1 maratón en mi vida con tiempos de 1 hora y 54 minutos y 3 horas y 50 minutos, respectivamente. Nunca había nadado más de 500 metros ni pedaleado más de 10 km. Si en ese entonces alguien me hubiese dicho que esta temporada iba a terminar como sub-campeón del mundo en mi categoría en el Mundial 70.3 y unos meses después iba a lograr un podio en una carrera Ironman, bajando las 9 horas y clasificando a Kona, le hubiese dicho a esa persona que estaba loco de patio y le hubiese asignado una probabilidad de ocurrencia menor a 0.01%.

Con lo anterior sólo quiero transmitir 2 cosas. Primero, que no hay nada imposible cuando el corazón y la mente están en sintonía. Pueden haber altos y bajos en el camino, pero cuando todas las fibras de tu cuerpo están alineadas hacia un objetivo, con persistencia y determinación todo es posible. Segundo, que no hay receta ni fórmula secreta para haber logrado estos resultados, excepto mucha dedicación y haber trabajado extremadamente duro por un objetivo que me apasiona y que me quita el sueño. Creo muy profundamente que esto aplica no sólo al triatlón, sino a la vida en general; siempre va a haber gente más talentosa, más inteligente, más capaz, etc., pero si uno es el más perseverante y mete las horas, se levanta más temprano y se acuesta más tarde, invierte el tiempo y el trabajo día, tras semana, tras año, los objetivos, metas y sueños se cumplen.

Por último quiero agradecer a todos los que me apoyaron y acompañaron en este proceso; a Brooks, Rudy Project, Tamaya Gourmet, Xterra, a mi gran Coach Rubén Arias, por todo su apoyo, consejos y guiarme en este camino; a mis compañeros del TYM, grandes personas y deportistas; a Felipe Araya por toda la planificación de mi nutrición/alimentación estos meses; a Francisco Samaniego (los mejores masajes recuperativos!); a mis amigos que desde Chile y como siempre me mandaron mensajes y apoyo en los días previos; a mis socios en Tyndall; a mi familia, y en especial a mi polola (y próximamente señora!) Paloma que aunque esta vez no me pudo acompañar, se encargó a la distancia de mandarme todo su amor y apoyo desde Chile.

El próximo año se viene un gran desafío donde voy a trabajar el doble y esforzarme tres veces más para lograr los objetivos que tengo en mente. El 2015 fui a Hawaii con el objetivo de ser finisher. El 2017 voy con el objetivo de competir y CON TODO!

Eduardo della Maggiora
TYM

Fecha de la carrera: Sábado 05 de noviembre de 2016

Volver

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 0 users and 20 guests online.