Lionel Sanders: Una historia de vida


La historia de vida del reciente ganador del Ironman de Arizona es para un libro. Hasta el año 2009 cuando aún no cumplía 21 años el canadiense Lionel Sanders era un caso perdido de adicción a las drogas y alcoholismo.

Nacido en febrero de 1988 en una pequeña ciudad de 3.000 habitantes en Ontario, Canada, desde muy pequeño se interesó y destacó como atleta de pista y cross country. Al terminar el colegio se alejó del deporte y comenzó un periodo de fiestas, alcohol y drogas hasta que según sus propias palabras tocó fondo a mediados del 2009. Incluso confiesa que pensó en suicidarse. En noviembre de ese año retomó el running y se le metió en la cabeza correr el Ironman de Lousville. Sin ninguna experiencia, se consiguió el dinero con sus padres y comenzó su preparación. Sus primeros 2 meses de entrenamiento fueron en una bicicleta estática. En mayo de 2010 corrió su primer triatlón y lo ganó. En Agosto corrió el Ironman de Lousville finalizando en 10:14:31 logrando su objetivo de ser un Ironman.

Luego de esa experiencia, su vida comenzó a tomar un nuevo rumbo. Retomó los estudios universitarios y decidió hacer del triatlón una profesión y transformarse en triatleta profesional. Después de 2 años de entrenamiento regular debutó como profesional en 2013 derrotanto en el 70.3 de Muskoka ni más ni menos que a Andreas Raelert. Aunque 2013 fue un buen año para Sanders, el verdadero saltó se produjo en 2014 cuando ganó varios 70.3 como Muncie, Racine y Steelhead y obtuvo 2dos lugares en los 70.3 de Raleigh y Syracuse. Por si fuera poco fue 4º en el Mundial 70.3 y ganó el Ironman Florida cuando se suspendió la natación. El 2015 también ha sido un buen año, a pesar de su fracaso en Hawaii. Ganó los 70.3 de Galveston, Mont Tremblant, Muskoka y Racine. Fue 3º en Oceanside y 4º en Ironman Texas. Obviamente ahora sumamos su triunfo en Arizona.

Pero no sólo su pasado es sorprendente. También lo son sus métodos de entrenamiento. Realiza el 99% de su entrenamiento de ciclismo y trote en Rodillo y trotadora. Las extremas condiciones climáticas de su lugar de residencia lo obligan a eso. Lo peor es que el lugar elegido para esto es un garaje pequeño sin mucho glamour como pueden ver en el video adjunto (AQUÍ). Para simular las condiciones de calor y humedad de Hawaii prende una estufa, humificador, puertas y ventanas cerradas (incluso selladas) y 2 grandes ventiladores. Dice que las condiciones en Hawaii son más agradables de las que logra en su pequeño gimnasio. En una entrevista posterior a Kona, donde no tuvo un buen desempeño, dijo que compraría una lámpara gigante para agregar a su gimnasio ya que en Hawaii no consideró lo fuerte que pega el sol en la carrera.

Preparando Hawaii implantó un novedoso sistema de entrenamiento que incluye un día a la semana donde realiza un Ironman completo. Atribuye su fracaso en Hawaii al hecho que no consideró las condiciones del terreno y de viento que lo hicieron pedalear sobre 90 rpm e incluso en tramos sobre 100 rpm cuando su costumbre es hacerlo a 80. Ese cambio lo desgastó muchísimo y no tuvo piernas para el trote. Otro error en Hawaii fue que salió a pedalear con demasiado líquido en la bici cargando un peso extra absolutamente innecesario.

Parte de su reinserción deportiva se lo debe a su entrenador de su época escolar, Barrie Shepley, quien cree que Lionel Sanders es un monstruo que aún tiene mucho por mostrar. Muchos creen que cuando mejore su nivel de natación, aún muy bajo, será un contendor de cuidado en cualquier escenario.

Una de sus frases notables es “Quiero probar que cualquiera no sólo puede ganarle a la adicción a las drogas, sino también puede transformarse en una gran persona en el proceso”. El deporte le salvó la vida a este personaje que de seguro seguirá dando que hablar en los próximos años.

Martes 24 de noviembre de 2015

Volver

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 0 users and 5 guests online.