Francisco Guevara: “Un abrazo a los 40 guerreros que completaron el Mundial 70.3”


Race Report del Mundial Ironman 70.3 St. George 2021

Fue una experiencia única, de esas que quieres vivir para contársela a tus amigos triatletas (otros amigos no la entenderían), donde te pones a prueba mental y emocionalmente.

Mi carrera parte en el kilómetro 60 de la bicicleta. Un viento inusitado. Tormenta inesperada que daba miedo y que no dejaba avanzar. Te preguntas si puedes seguir y te asombras de que otros competidores siguen avanzando y que la organización no detiene la carrera. Después de 5 minutos incrédulo de lo que pasaba, me doy cuenta que debo seguir y volver a concentrarme, que no sacaré mi pie del pedal y que terminaré lo que empecé. El episodio duró 20-25 minutos, y fue una sensación muy especial que siempre recordaré, que pone a prueba todo lo que tienes, fuerza, mente, corazón, emoción, energía, espíritu deportivo, te acuerdas de tus seres queridos y avanzas por ellos, piensas que esta experiencia es única, te asustas pero luego te alegras de estar ahí.

Lo que vino después fue maravilloso. Una escalada espectacular, 10 km de ascenso progresivo en pendiente, terminando parado en los pedales y desgastando lo poco que quedaba de isquio y cuádriceps luego de la tormenta. Al llegar a la T2, mi Havelita, mi hija y mis amigos, gritándome y animándome. Me vieron agotado y distraído, lo notaron y con razón, porque ya me daba cuenta que los 21 km que se venían iban a doler (aquí hago un paréntesis personal, ya que durante los meses de pandemia al igual que muchos, lograr los entrenamientos no fue fácil, y en lo particular no pude nadar lo suficiente, lo que repercutió en mi rendimiento del trote) y así fue. Kilómetro 2 del falso plano, calambre eterno que no me soltó durante algunos minutos, me inmovilizó y sólo la respiración y pensar en otra cosa lograron soltarlo, situación que se repitió 10 km más adelante. Debe ser la contractura más larga y dolorosa que he tenido, pero finamente soltaba, mi cuerpo me dejaba continuar y sabiendo que estaba al límite de un tercer tirón, seguí pensando en mi familia, mis amigos, la celebración que se venía, las vacaciones, la sensación de la meta, el Mc donalds de premio, los mensajes de apoyo del WhatsApp, la medalla y muchas cosas que se nos vienen a la cabeza.

Me acordé varías veces de mi amigo Oscar Otero, que no pudo correr por una caída dos semanas antes, y avancé en los momentos difíciles pensando en lo privilegiado que era de estar allí y en lo difícil que era para él no correr, sabiendo que deseaba esto tanto o más que yo. También corrí pensando que vería a mi amiga de Olympic, Bárbara, para poder gritarle y darle ánimo, creyendo que probablemente vivió un episodio de tormenta similar en la bicicleta y enviaba mi energía deseando que no se haya retirado (resultó que hizo tremenda carrera).

Me acordaba de mi hijita de 1 año, que me acompañó, sin saber donde estaba, ni porque la gente gritaba tanto, pero estuvo allí y me dejó darle un beso en la T2.

Como siempre, me acordé de ti, Havelet, mi compañera de universidad que te convertiste en mi compañera de vida y compañera de maratones y triatlones. Eres siempre mi motivación y este relato es para ti, ya que esta carrera la corrimos juntos, al igual que en Niza.

Un abrazo a los 40 guerreros que completaron el Mundial 70.3 más difícil de los últimos años.

Francisco Guevara
Olympic Team

Fecha de la carrera: Sábado 18 de septiembre de 2021

Volver

 

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 0 users and 32 guests online.