Eduardo Pastén: IM Frankfurt 2013


Muchas veces estando en Bogotá he leído los Race Reports de diferentes experiencias por el mundo y dije, esta vez yo haré uno con la idea de que les sirva a otros que vayan a esta carrera.

Todo parte hace más de un año cuando decido inscribirme a esta carrera, motivado por experiencias que le escuché a triatletas amigos chilenos como Fernando Heredia, Juan Carlos Torres y Felipe Salas. Todos sin dudarlo recomendaban esta carrera. Para mí hoy el triatlón es, por sobre todo, un estilo de vida y una forma de conocer y recorrer el mundo y este era un buen lugar para ello.

Yo vivo en Bogotá hace casi dos años ya, y si bien allá se practica el triatlón, no es tan masivo como en Chile, y locos como yo, que hagan distancias Ironman hay muy pocos. En resumen, entrené solo solo solo los últimos 3 meses, teniendo largas jornadas de pedaleos por 180 km o más kilómetros acompañado siempre por mi conductor Ironman Driver Jaime Garavita a quien rindo un homenaje en esta crónica, ya que siempre me cuido en la carretera donde muchas veces la ciudad no tiene berma o está lleno de camiones y buses.


Jaime Garavita

Ahora vamos a la experiencia misma, llegué el jueves en la tarde a Frankfurt, tiempo más que suficiente y me fui directo del aeropuerto al hotel en tren (funciona PERFECTO toda la red ferroviaria en este país). En minutos llegué a mi hotel, el Intercity Hotel, que les recomiendo a todos los chilenos que vayan a esta carrera a futuro. El hotel está muy bien ubicado, a dos pasos de la estación y a muy buen precio. Es el mismo hotel que estaba Ken Glah con su grupo y otros chilenos que conocí después.

Ya en Frankfurt y en ambiente Ironman les cuento algunas cosas. La Expo bien, nada del otro mundo pero bien (menos mal porque así uno no se tienta tanto y gasta plata en cosas que después nunca más usa). Todo quedaba a “walking distance” del hotel y, por ende, todo perfecto. Si debo reconocer que la ciudad sin ser muy grande, no se veía vestida ni en onda Ironman para nada, ni siquiera estando a unas cuadras de la Expo, eso me llamó la atención.

Ya registrado, debo destacar que todo lo que es el kit de carrera e información estaba claro y perfecto. Me llamó mucho la atención que todo pasaba en la zona de llegada o meta en donde habían dos grandes galerías y un pasillo de unos 100 metros a lo menos con vallas papales por donde entraríamos en gloria y majestad por una alfombra roja el día de la meta (en resumen, la mejor meta que me ha tocado ver en carreras Ironman).

En el hotel tuve la suerte de conocer y encontrarme con 3 chilenos del Team Bustos, Francisco Benítez, Guillermo Abello y Guillermo Araos, los tres muy buena onda, nos hicimos amigos como que hubiéramos entrenado juntos en Chile y nos acompañamos en toda la previa e incluso en la ida a la carrera. Es notable como este deporte nos une y genera una sensación de familia de triatletas más allá del club al que pertenezcamos.


Francisco Benitez, Guillermo Araos, Guillermo Abello y Eduardo Pastén

El Día D:

Levantada de madrugada como siempre, desayunamos juntos los chilenos y partimos a la carrera. Había buses tipo Transantiago (es decir buses oruga y que te subes sin pagar!) que dispuso la organización para llevarnos al lago. El lago quedaba a 12 kilómetros de la ciudad, por ende, era la única forma de llegar. Taxi a esa hora de la madrugada imposible de encontrar.

El lago era tranquilo, algo fría el agua, lo que nos permitió usar traje y con mucha gente, tanto competidores como público apoyando a los corredores. En la línea de salida más de 2.500 corredores, lo que hacía bien estresante la partida y era un anuncio que tomaría tiempo el poder nadar en forma continua (de hecho yo estimo que no antes de los 1.000 metros recién pude nadar y respirar más tranquilo). Del nado no hay mucho que contar, quizá lo más importante es que ahí metido entre cientos de personas me encuentro con mi fan #1, mi señora María de los Ángeles que se sacrificó y madrugó y llegó allá de sorpresa a darme su apoyo. Siendo el nado por lejos mi peor prueba, se me hizo eterno y al final lo único que quería era terminarlo para estar en forma vertical (1:26 hrs fue mi tiempo).


María de los Ángeles y Eduardo Pastén

Transición normal, con una subida fuerte por la arena para recoger tu bolsa y partir a la carpa que en este caso era mixta. Estos alemanes bien modernos, con playa nudista en el lago y camarines mixtos. Todos muy relajados.

La bicicleta fue mi primera gran sorpresa. Mis amigos me habían dicho que era plana, rápida y, por ende, para marcar buenos promedios, sin embargo, no me tocó nada parecido a eso. Eran dos giros de 90 km de los cuales a lo menos 60 Km por giro era puro falso plano y subidas. Había subidas muy duras y come piernas y unas partes donde pasabas por la mitad de un pueblo con toda la gente gritando y apoyando, pero que las calles eran de ADOQUINES!!!!. Tenías que ir preocupado que no se te soltaran las tapaduras de las dientes y de que no se te cayera nada de la bicicleta… Debe ser entretenido para los habitantes del pueblo vernos pasar, pero para mi no lo fue para nada. Todo lo relativo a la asistencia, calles cerradas, direcciones, desvíos, etc., etc., impecable, nada que decir (5:59 hrs fue mi tiempo, muy por sobre lo que esperaba pero di todo lo que tenía en esos duros 180 km).

Finalmente nos bajamos a correr la maratón. Mi gran temor era que con esa bicicleta tan dura o más dura de lo que esperaba y con el calor que hacía (nos tocó correr sobre 30 grados la maratón) me quedaran pocas piernas…

Empiezas a correr la maratón y ahí te das cuenta de lo que muchos te han contado y es el apoyo increíble de la gente a lo largo de toda la carrera. La Maratón es plana y se hacen 4 giros por la orilla del río. Un río típico europeo, con mucho verde y todos en un día de esparcimiento familiar y apoyando a los corredores. En lo personal esta fue mi mejor prueba, si bien paré en todas las asistencias a mojarme e hidratarme por el calor que hacía, cuando corrí anduve a un buen ritmo y parejo lo que me hacía sentir bien. Además en cada giro encontraba a María de los Ángeles apoyándome y gritándome, lo que obviamente te da más energía para llegar.

Finalmente no puedo dejar de describir la meta, para mí una de las mejores que he pasado, los alemanes saben como hacerte sentir importante, te ponen una alfombra roja de a lo menos 100 metros de largo, un pasillo de vallas papales de no más de 1,5 metros de ancho, por ende, tu entrada es triunfal y con mucha gente aplaudiendo y gritando. Al final la frase de siempre “Eduardo You Are an Ironman” y sale tu tiempo en una gran pantalla digital. Imborrable momento! Tiempo Total: 12:07:15, más de lo que esperaba, pero la carrera fue dura y muy calurosa, así que quedé conforme igual, pero con ganas de volver a desquitarme en dos años más quizás.


Eduardo llegando a la meta

No puedo dejar de mencionar la zona de llegada post carrera, era PERFECTA, de lo más completo que he visto. Duchas para los corredores (de hecho si no te duchabas no podías pasar a los masajes), comida, bebidas, certificado y diploma con tus tiempos oficiales y lo más importante UNAS CERVEZAS ALEMANAS CONGELADAS para los corredores!!!!

En definitiva es una carrera que la recomiendo 100%, no sé si como la primera para los que debutan, porque el tiempo de corte son 15 horas en esta, pero definitivamente es de las que más puedo recomendar. Toda la organización perfecta, la zona de la carrera con mucha vida y la gente apoyando a mil.

Un especial reconocimiento y agradecimiento a mi querida esposa, María de los Ángeles, que sin su apoyo durante los meses de entrenamiento donde uno está muy ausente y en el día mismo de la carrera, sin duda uno no puede hacer realidad sus locuras y pasiones como es el triatlón.

Eduardo Pastén G.
FullRunners Colombia/Chile

Fecha de la carrera: Domingo 07 de julio de 2013

Volver

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 0 users and 10 guests online.