Hace 25 años en Roth


Este domingo se realizará en Alemania el Challenge de Roth (distancia ironman), que hace uno años era de la franquicia Ironman y se celebraba el segundo fin de semana de julio, por lo que el próximo 10 de julio se cumplirán 25 años de un hecho a veces olvidado en la historia del deporte nacional y del triatlón en particular.

Cristian Bustos es sin duda el más grande exponente de nuestro deporte en la historia. Todos recuerdan su titánica lucha con Mark Allen en el asfalto de la Queen-K en Hawaii en octubre de 1992. Todos recuerdan también su accidente en Argentina en enero de 1994 cuando un Jeep de la organización le pasó por encima. Imposible olvidar su regreso a la alta competencia en 1995 con un 6º lugar en Kona. Tampoco su 5º lugar en 1997. Cristian Bustos nos deleitó con extraordinarias carreras en Pucón, enfrentando siempre a la par a los mejores del mundo. No siempre ganó, pero a la vista de todos siempre luchó como un guerrero dejando todo en cada carrera. Por eso siempre fue respetado por sus rivales. Por eso alcanzó el status de ídolo de una completa generación de triatletas nacionales. Por eso es leyenda. Por eso iniciamos el Salón de la Fama Trichile este año con él.

Pero hay grandes logros que por alguna razón no quedan impregnados como otros. Este humilde homenaje va para el que es a mi juicio uno de los hitos más importantes y menos recordados del deporte nacional. El 10 de julio de 1993 Cristian Bustos ganó el Ironman de Roth, que en ese minuto era después de Hawaii el 2º más importante de la franquicia Ironman. Era indudablemente el más importante Ironman de Europa. Los alemanes, que hacían de locales eran además la fuerza emergente del triatlón de larga distancia en el mundo y normalmente todos se preparaban para Roth. Nos referimos a Zack, Dittrich, Leder, Hellriegel, Sabatschus, Müller, Lorenz, entre otros.

Pero Cristian no solo ganó en Roth, lo hizo con récord del circuito y con récord de la franquicia. Su tiempo de 8:03:19 remeció al periodismo deportivo especializado de la época. Se reabrió la discusión de si era posible bajar o no las 8 horas. Se levantaron candidaturas. Se analizaban los circuitos donde era posible lograrlo, básicamente por altimetría y condiciones climáticas. En fin, fue una revolución. Sus parciales fueron tremendos: 53:23; 4:21:04 y 2:48:51. Estos tiempos eran con transiciones incluidas.

Además, ganó con autoridad. Segundo fue Jürgen Zack con 8:07:55. Tercero fue el húngaro Peter Kropko con 8:14:14. Cuarto fue otro alemán: Wolfgang Dittrich. Quinto otro grande menos conocido, el holandés Jos Everts. Luego el belga Jean Moureau. Sabatschus fue 9º y 10º el norteamericano Ray Browning. También estaba un joven Lothar Leder de 22 años que fue DNF. Es decir, se impuso a una parrilla plagada de figuras.

El récord pertenecía desde 1991 a nada menos que el finlandés Pauli Kiuru con 8:04:54, quien había ganado también en 1990. En 1992 ganó Jürgen Zack y como dijimos, las expectativas eran totalmente para los alemanes. Sin embargo, el récord le duró poco al chico. Al año siguiente en 1994, fue justamente Jürgen Zack quien lo dejó en 8:01:59. Dos años después, en 1996 fue otro alemán el primero en la historia en bajar las 8 horas dejando el récord en 7:57:02. Nos referimos a Lothar Leder.

Luc Van Lierde llevó el registro de Roth a otro estándar con sus 7:50:27 en 1997. Este duró muchos años hasta que los alemanes recuperaron el cetro. Primero fue Andreas Raelert con 7:41:33 en 2011 y luego en 2016 Jan Frodeno nos sorprendió a todos con un registro de otro planeta: 7:35:39, el cual se mantiene como la mejor marca en la distancia Ironman.

Cristian estuvo al menos 3 veces en Roth. En 1995 fue 9º con 8:43:51 y en 1996 fue 7º con 8:29:26.

Roth es por lejos el lugar donde más veces se han bajado las 8 horas. Hasta ahora hay 26 registros sub-8 ahí. Lo siguen Klagenfurt con 9 y Frankfurt con 7. Roth es desde el 2002 parte de la Franquicia Challenge y actualmente auspiciado por un gigante del Software e Informática como es DATEV.

Dejó abierta la discusión con la siguiente pregunta: ¿Es mejor ser 2º en Hawaii ó 1º en un Ironman como Roth? Haciendo un símil con el Tenis, ¿Es mejor ser finalista en Wimbledon o ganador en el abierto de Australia?, por poner un torneo que está un peldaño más abajo del inglés. Llevo 25 años tratando de responderme a mi mismo y aún no lo tengo claro. ¿Qué piensan?

En la edición de octubre de 1993, Cristian aparece en la portada de la Revista Triathlete con fotografías de su triunfo en Roth 3 meses antes.

por Ricardo Cumplido

Viernes 29 de julio de 2018

Volver

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ranking Trichile

Quién está?

There are currently 0 users and 9 guests online.